Macià Batle

Maceración Carbónica

La Maceración Carbónica es considerada como el proceso de vinificación más antiguo que se conoce, es más, se le considera como el proceso que dio lugar al vino. Se supone que, en los albores  de la humanidad, casualmente, unos racimos de uva quedaron almacenados en un cuenco de barro, en el cual debido a la presión del propio peso de las uvas, se rompieron las de abajo y se fue acumulando zumo de uva que empezó a fermentar de manera espontánea, dando lugar a un jugo color violeta que se llamó vino.
En la actualidad, la Maceración Carbónica,  consiste, básicamente, en macerar  los racimos enteros de uva en depósitos de acero inoxidable, a temperatura controlada,  donde el aire es sustituido por anhídrido carbónico, dando lugar  a la fermentación intracelular, para así extraer todo el potencial aromático de las uvas, para posteriormente ser  prensado y terminar la fermentación del mosto-vino flor  a 13ºC de temperatura.

Elaborados íntegramente con las variedades autóctonas Mantonegro, 100% en el caso del tinto y el rosado y Premsal Blanc, 100% en el caso del blanco, destacan por su frescor, sus colores intensos y vivos y  sus excelentes aromas a frutas: fresas, cerezas, melocotón, albaricoque, notas florales y hierbas aromáticas, y en boca su suavidad se ve incrementada por su leve acidez resaltando un aroma de boca intenso.
© Macià Batle